Translate

viernes, 28 de noviembre de 2014

P. D. James (1920-2014)

Foto: The Times.
La reina de la novela negra, Phyllis Dorothy James, más conocida como P.D. James, ha fallecido a los 94 años en su Oxford natal. La autora deja una obra que conquistó al público y a la crítica con su retrato de la complejidad humana, con una construcción meticulosa, casi forense, de las tramas.

James siempre quiso ser escritora, pero la precaria economía familiar le forzó a abandonar sus estudios a los 16 años. En 1941 se casó con un estudiante de Medicina que acabó trabajando para el Ejército, Connor White, y con él se embarcó en la clásica rutina familiar hasta que la incapacitación laboral del marido y su internamiento en una institución, afectado por los estragos de la guerra, forzó un cambio en su existencia.
Tuvo que buscar trabajo en la Administración para sacar adelante a sus dos hijas, y obtuvo un puesto en el departamento de Criminología del Ministerio de Asuntos Exteriores lo que, inevitablemente, le abrió el camino a su vocación literaria.
Tomando a Jane Austen como referencia, James eligió la novela negra porque consideró que  así podía emular a los autores del género a los que admiraba. Se propuso articular “un relato veraz sobre la sociedad en que vivimos” y sobre la condición humana, que según ella, nos brinda “unos personajes que nunca serán nítidamente malos o buenos”.
Pero no fue hasta la publicación de su octava novela, “Innocent Blood” (1980), cuando su nombre despuntó en el panorama literario internacional y le permitió dedicarse de llano a la escritura. Desde entonces, la escritora ha obtenido innumerables premios, la Orden del Imperio Británico y una baronía que le procuró un escaño vitalicio en la Cámara de los Lores.
De su extensa obra, hay que destacar los diversos títulos protagonizados por el inspector de Scotland Yard Adam Dalgliesh: “Cubridle el rostro”, “Un impulso criminal”, “Muertes poco naturales”, “Mortaja para un ruiseñor”, “La torre negra”, “Muerte de un forense”, “Sabor a muerte”, “Intrigas y deseos”, “Una cierta justicia”, “Muerte en el seminario”, “La sala del crimen”, “El faro” y “Muerte en la clínica privada”. El personaje ha protagonizado series de televisión, siendo interpretado por actores como Roy Masden o Martin Shaw.
El último título publicado de P. D. James fue “La muerte llega a Pemberley”, un homenaje a “Orgullo y prejuicio” de Jane Austen, que también contó con una adaptación televisiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Lo has leído? ¡Comenta y da tu opinión!