Translate

jueves, 24 de septiembre de 2015

La carta abierta de Marceline Loridan-Ivens a su padre

A los ochenta y seis años, la autora ha volcado en “Y tú no regresaste” (Salamandra) un cúmulo de sentimientos profundamente arraigados desde su juventud, de los que no ha podido desprenderse nunca.

El libro arranca con la frase que su padre le dijo cuando eran deportados en el mismo tren al campo de Auschwitz-Birkenau en abril de 1943: «Tú podrás regresar, porque eres joven, pero yo ya no volveré.»

La novela narra la lucha de una chica de quince años por sobrevivir en esta situación que ha pasado a la historia como paradigma de la máxima depravación de la que es capaz el hombre. Marceline narra los hechos cotidianos con la frialdad y la distancia de quien, incluso setenta años años, no puede permitirse ni siquiera el sufrimiento; su único fin era salir con vida del infierno y honrar así las palabras de su padre.

Marceline Loridan-Ivens nació en Épinal en 1928 y, siendo sólo una adolescente, se unió a la resistencia. A los quince años fue detenida junto con su padre y enviada al campo de Auschwitz-Birkenau y, más tarde, a los de Bergen-Belsen y Theresienstadt. Esta novela se ha traducido a quince idiomas y ha recibido el premio de la Académie Lilas y el Jean-Jacques Rousseau.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Lo has leído? ¡Comenta y da tu opinión!