Translate

domingo, 24 de julio de 2016

“La viuda”

Este es uno de los títulos que, según el marketing editorial, iba a convertirse en uno de los best sellers del verano. Y es cierto, teniendo en cuenta que las ventas van bien, pero también hay que admitir que las comparaciones son odiosas.

El marido de Jean fue acusado, y posteriormente absuelto, de haber secuestrado a una niña de dos años. Cuando fallece, todas las miradas recaen en ella, sobre todo la del inspector Sparkes, obsesionado con el caso, y que alberga la sospecha de que Jean sabe más de lo afirmó en su momento. ¿De verdad ignoraba lo que hizo su marido, o interpretó el papel de abnegada esposa a sabiendas de lo terrible de sus actos? ¿Fue cómplice...o víctima?

Digo lo de las comparaciones porque se ha equiparado esta primera novela de Fiona Barton con “La chica del tren” de Paula Hawkins, que supuso un bombazo el año pasado. Si bien es verdad que ambos tienen puntos en común (ritmo ágil, intriga, giros en la trama, varios puntos de vista que se alternan en el relato), las sensaciones al leer ambas novelas difieren.

Al menos, es lo que me ha pasado a mí. “La chica del tren” se lee de un tirón, no puedes dejar de pasar las páginas, al igual que ocurre con “La viuda”, pero en el primero hay giros en el relato que te dejan sin respiración, mientras que en el segundo, intuyes por dónde van a ir los tiros.

Sin embargo, he de decir que se agradece de vez en cuando leer un libro de trama ligera, entretenido, fácil de leer, y que, a pesar de las altas expectativas, te deja un buen sabor de boca. Como lectura de verano, no tiene ninguna pega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Lo has leído? ¡Comenta y da tu opinión!