Translate

jueves, 20 de febrero de 2014

Diego Galdino nos lleva a recorrer las calles de Roma

Con “El primer café de la mañana” (Espasa), Diego Galdino podría proclamarse como “el nuevo Federico Moccia”, ya que tienen varias cosas en común: ambos son italianos, la historia nos lleva a recorrer la capital italiana y el amor es el protagonista del relato.

En este libro, también es protagonista el café, uno de los elementos más representativos de la cultura italiana. Y es precisamente en un café, el de Massimo, donde arranca este libro. El protagonista es un dueño de una cafetería en el Trastevere, en Roma. Sus clientes y sus nuevas recetas componen la casi totalidad de su vida, no necesita más.
Pero el día en que se cruza con una turista con aire de despiste, que entra en su establecimiento, sus esquemas se rompen. Massimo se altera, no sabe cómo acercarse a ella, ya que es distante y ni siquiera hablan el mismo idioma. Además, ella sólo bebe té.

Así arranca esta historia de amor (¿imposible?) que nos lleva a recorrer las calles de Roma, una de las urbes más románticas del mundo, y en la que el aroma del café invita a adentrarse en el relato. Y es que, en Roma, a veces basta un café para enamorarse.
Como dato curioso os cuento que Diego Galdino trabajó muchos años como camarero, y de ahí surgió la inspiración para este primer libro, con el que conseguido éxito en su país, y que ahora se publica a nivel internacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Lo has leído? ¡Comenta y da tu opinión!