Translate

jueves, 12 de noviembre de 2015

Alejandro Palomas recupera a los personajes de su primer libro

Han pasado ya tres años desde la cena de Nochevieja en casa de Amalia, escena que contemplamos en “Una madre”, la primera novela de Alejandro Palomas. Ahora, retoma la historia en “Un perro” (Destino).

Desde aquella cena, la vida de Amalia y la de sus hijos ha sido una montaña rusa de emociones, alegrías y pérdidas. Esta tarde han vuelto a reunirse en su casa para merendar con una invitada muy especial que ha podido conocer por primera vez a la familia al completo y a una Amalia que ha desplegado sus mejores y peores habilidades, lo que en definitiva la hace ser a la vez la entrañable y desquiciante madre de esta particular familia.

El libro arranca con su hijo Fer sentado en la cafetería que hay junto a la casa de su madre, y con la repentina aparición de Amalia, que acaba de sacar a pasear a su perrita Shirley una vez terminada la merienda. Y Fer, que por no preocuparla decide mentir y no explicarle por qué está ahí solo, sin R, su perro. Pero Amalia se da cuenta de todo y acompañará a Fer en su silencio hasta que decida contárselo todo. Con la noticia llegarán también sus hermanas. Y aquí es donde se retoma, el encuentro familiar.

La larga espera que viven todos los miembros de la familia sin saber de R abre fisuras familiares mal remendadas durante los últimos años. La vida supuestamente tranquila de los cuatro queda al descubierto y se ponen de manifiesto temas que hasta entonces no se habían tocado: cuentas pendientes, malas respuestas, buenos recuerdos, situaciones cómicas y mucho cariño. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Lo has leído? ¡Comenta y da tu opinión!