Translate

miércoles, 3 de febrero de 2016

Una historia real conmovedora

Lo que aprendí de mi pingüino” (Plaza y Janés) es una de esas historias que llaman la atención por el título y por su peculiaridad. Pero es que, además, esta historia ocurrió de verdad, y el propio protagonista, Tom Michell, es quien la cuenta en primera persona.

Inglaterra, años 70. A sus 23 años, Tom Michell está soltero y con ganas de ampliar horizontes. Cuando le ofrecen un puesto de profesor en un internado inglés de Argentina, acepta a pesar de la fragilidad política y económica que vive el país.

Durante unas vacaciones en Uruguay, rescata a un pingüino atrapado en un vertido de petróleo. A partir de entonces, se establece entre ambos una relación muy especial. El pingüino se las arregla para hacerse entender y dialogar con Tom, quien decide llamarle Juan Salvador. Tras limpiarlo, reanimarlo y darse cuenta de que el pingüino no piensa volver al mar, entiende que no le queda más remedio que llevárselo de vuelta a Argentina.

Este es el principio de una insólita amistad que durará varios años. Esta se convertirá, entre otras cosas, en la mascota del equipo de rugby del internado, en el confidente del ama de llaves, en el anfitrión de numerosas fiestas en casa de Tom y en el entrenador de natación más estrafalario de la historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Lo has leído? ¡Comenta y da tu opinión!