Translate

jueves, 24 de octubre de 2013

“El último verano en Mayfair”


Descubrí a Theresa Révay con su novela “La loba blanca” y su continuación “Todos los sueños del mundo”. Ambos títulos, y especialmente el primero, me encantaron. Por eso me decidí por “El último verano en Mayfair”, una historia sobre el ocaso de la aristocracia británica a raíz de la I Guerra Mundial.

El argumento me cautivó porque siempre me han encantado las historias de la nobleza y la aristocracia, con sus imponentes mansiones que albergan un servicio que funciona con exactitud, sus códigos sociales y de conducta…pero es que en la época en la que se desarrolla el libro, todo está a punto de cambiar: los obreros reivindican mejoras laborales, las mujeres reclaman el derecho al voto, y la Gran Guerra está a punto de desencadenarse.

Los Rotherfield son la familia protagonista: Julian, el heredero, actúa como sus antepasados y su posición le exigen. Pero su hermana Evangeline se codea con las sufragistas, Edward acumula deudas de juego, y la menor, Victoria, sólo piensa en casarse con un buen partido. El estallido de la contienda les llevará por diferentes derroteros y cambiará no sólo sus vidas, también su forma de pensar.

Resulta interesante, ¿verdad? Pero hay un pero: el lenguaje empleado por la autora, que resulta demasiado rebuscado. Me explico: en aquel entonces, la gente de la aristocracia tenía una forma de hablar particular, pero la escritora ha trasladado además ese estilo a las descripciones, por lo que hay pasajes de la novela que se hacen pesados. Eso sí, también hay que verle el lado bueno, y es que nunca está de más aprender nuevos vocablos (aunque actualmente nadie los utilice).

Con todo, he de decir que el libro me ha gustado. Si sois seguidores de historias como “Downtown Abbey”, seguro que os atrapa el argumento. A mí, particularmente, no me ha costado nada imaginarme Rotherfield Hall al detalle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Lo has leído? ¡Comenta y da tu opinión!