Translate

domingo, 12 de mayo de 2013

“Helen no puede dormir”

He de confesar que soy adicta a las historias de Marian Keyes, desde que leí “Por los pelos”. Y por eso estaba deseando que publicara nuevo libro, ya que desde hace tres años, cuando presentó “La estrella más brillante”, no sabíamos nada de ella.

Pero al fin llegó “Helen no puede dormir”, (“The mistery of Mercy Close”, en inglés. Suelo fijarme en las traducciones, tiene su punto). Es una historia protagonizada por otra de las hermanas Walsh, ya sabéis: Claire, Rachel, Margaret, Anna y por supuesto, Helen, la protagonista en esta ocasión.


Debo decir que esta novela sigue en la línea de la autora: historias fáciles de leer, muy entretenidas, y con algunos momentos desternillantes. En este caso, Helen es una persona depresiva y, por qué no decirlo, peculiar. Tiene unos pensamientos muy extraños que la hacen sentirse como una extraña en el mundo, y ella misma es consciente de que no encaja bien en cualquier lugar.

Por si eso fuera poco, es investigadora privada, por lo que su vida tampoco es como la de los demás. Pero ahora se complica todavía más, porque la han desahuciado de su piso, tiene que volver a casa de sus padres, y reaparece su antiguo novio para encargarle un caso. Debe buscar al integrante de un grupo pop que vuelve a reunirse para un concierto, y hay muchos intereses en ello. (Me ha encantado la descripción de los integrantes del grupo: el guapo, el talentoso, el extravagante, el gay y el otro).

Y en cuanto a su vida personal, a pesar de que tiene un novio guapo y con un buen trabajo, está separado y tiene tres hijos, uno de los cuales odia a Helen, y también está la ex mujer, que pasa demasiado tiempo en casa de su ex marido.

El caso se va enredando poco a poco, y mientras Helen hace sus indagaciones, asistimos a su particular modo de ver la vida (es genial su costumbre de hacer una “lista de palazos”), a sus recuerdos (amistades que dejaron de serlo), y a sus esfuerzos por superar la depresión. Dicen que la propia autora pasó por una depresión hace poco, así que quizás haya volcado parte de sus sentimientos en la protagonista.

En resumen: Marian Keyes en estado puro. Ya sabemos que nunca le darán el Nobel, pero sus novelas ayudan a pasar un buen rato, y entretienen. A fin de cuentas, esa es una de las premisas que deben cumplir los libros, ¿no?

Un último apunte. Además de un libro de recetas, “Loca por los pasteles”, Keyes también ha publicado en formato digital “La familia Walsh A-Z. Escrito por Mamá Walsh”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Lo has leído? ¡Comenta y da tu opinión!