Translate

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Mis imprescindibles (XIII)



Continúo con mis recomendaciones, como todas las semanas, y espero las vuestras. En esta ocasión comienzo con una de las historias de las que más se ha hablado en los últimos años, y que además supuso el empujón definitivo a la carrera de John Boyne. Evidentemente, estoy hablando de “El niño con el pijama de rayas”.

Todo el mundo conoce el argumento gracias a la película que se rodó posteriormente, pero lo bueno del libro es empezar a leerlo sin saber exactamente de qué va (de hecho, en la contraportada se dan muy pocas pistas). Lo único que voy a contar es que el protagonista es un niño de nueve años que se traslada con su familia a una casa situada junto a una cerca. Si no lo habéis leído, es un juego interesante leerlo e ir atando cabos. Y además, está recomendado para niños a partir de trece años.


Otra de mis recomendaciones es de también de hace un par de años: “Los monstruos de Templeton” de  Lauren Groff. Esta novela fue el debut de la autora, que se alzó con el Premio Orange para nuevos escritores, y fue elogiada por autores como Stephen King. Además, el libro se convirtió en uno de los más vendidos del New York Times.

Tras una tormentosa relación, Willie Upton decide volver a Templeton, su pueblo natal, en busca de tranquilidad. Pero la aparición del cadáver de un monstruo en el lago de la localidad trastoca la paz del lugar. Por otro lado, Willie descubre que su madre le mintió sobre la identidad de su padre. Por ello, la joven empezará a investigar en su árbol genealógico e irá descubriendo secretos que enlazarán el pasado y el presente.




Y por último, un clásico de la literatura latinoamericana, “Como agua para chocolate”, de Laura Esquivel. Una historia de amor y desamor en la que los sentidos, especialmente el olfato y el gusto, juegan un papel importante, dando al argumento un toque de magia y sensualidad.

Pedro y Tita protagonizan una historia de amor imposible, pues ella debe permanecer soltera para cuidar de su madre. Pedro se casa con su hermana Rosaura para estar cerca de ella. Las recetas de Tita van marcando el paso del tiempo en esa casa, en la que se cruzan el amor, el odio y la pasión. He leído otros libros de la autora, pero ninguno me ha cautivado como éste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Lo has leído? ¡Comenta y da tu opinión!