Translate

martes, 26 de marzo de 2013

“Nadie quiere saber”

El último caso protagonizado por Petra Delicado y su ayudante Garzón es de los que más me han gustado. Quizás ha sido por el cambio de escenario, ya que deben trasladarse a Roma, o porque el giro que toma la trama hacia el final de la novela es bastante inesperado.
 
En esta ocasión, deben investigar la muerte ocurrida hace cinco años de un empresario barcelonés, a petición de su viuda. En un principio, hay pocos hilos de los que tirar: el hombre murió en compañía de una joven prostituta, única condenada y que ya cumplió su pena.

Su novio, también implicado, fue asesinado meses después del crimen. Pero habría un tercer implicado: un misterioso italiano del que nadie sabe su nombre, ni siquiera si de verdad existe. Los dos protagonistas deben trasladarse a Roma y colaborar con la policía italiana. Es esta parte del libro la más divertida, gracias a las ocurrencias de Garzón.

Por lo demás, la novela sigue el mismo estilo de las anteriores en lo que a la narración se refiere: Alicia Gímenez- Bartlett tiene un estilo ágil y directo, nada rebuscado, con el que se van enlazando los pasos a seguir en la investigación, trazos de la vida personal de Petra Delicado, y como siempre, esas conversaciones (a veces discusiones) sobre la vida que la inspectora y su subalterno mantienen, siempre frente a la mesa, o una buena cerveza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Lo has leído? ¡Comenta y da tu opinión!