Translate

jueves, 4 de diciembre de 2014

La historia de la hermanastra de Ana Frank

«La historia de Ana es la de una chica que llegó a todo el mundo con la simple humanidad de su diario. Mi historia es diferente. También fui víctima de la persecución nazi y me enviaron a un campo de concentración pero, a diferencia de Ana, yo sobreviví.»

Esta es la presentación (grosso modo) de Eva Schloss, y la principal diferencia en su vida y la de su hermanastra, Ana Frank. El padre de Ana, Otto, se casó con la madre de Eva, y así pasaron de ser amigas a pertenecer a la misma familia.

Nacida como Eva Geiringers en Austria, a los nueve años su familia escapó del país tras la invasión nazi, recalando finalmente en Ámsterdam, Holanda, en la casa contigua a la de la familia Frank.

Así como les sucedió a los Frank, los Geiringers decidieron esconderse después de que a Heinz, el hermano mayor de Eva, le llegara la citación para ser llevado a un campo de trabajo.A partir de 1942, cuando se intensificó la persecución contra los judíos, ambas familias subsistieron dos años en la clandestinidad, hasta que fueron descubiertos por el régimen nazi y trasladados al campo de concentración de Westerbork y, más tarde, a Auschwitz–Birkenau.

Eva consiguió sobrevivir. Sesenta años después de aquello, algo la obligó a contar con una sinceridad apabullante su vida antes y después del campo. Y lo cuenta en “Después de Auschwitz” (Planeta), un emocionante relato sobre todo lo que sucede después de sobrevivir a una tragedia sin precedentes.

Eva dedica hoy su vida a educar, alrededor del mundo, sobre la importancia de la tolerancia y el respeto por la diferencia. La resistencia que hizo que pudiera sobreponerse a cada día de sufrimiento, es la misma que hoy se puede ver en su mensaje, que trata de mantener viva la memoria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Lo has leído? ¡Comenta y da tu opinión!