Translate

jueves, 25 de septiembre de 2014

Hernán Zin denuncia la explotación sexual de menores en su nuevo libro

Helado y patas fritas” (Plaza y Janés) recoge testimonios de niños y pederastas, para denunciar la explotación sexual que sufren los menores en el Tercer Mundo. El autor, promotor de ayuda a la infancia a través de distintas ONG, descubrió varios casos de pederastia en Camboya y consiguió pruebas para llevar a algunos de esos hombres ante los tribunales.

Además de contar casos reales de niños explotados, Zin también ha entrevistado a europeos que viajan al Tercer Mundo para cumplir sus fantasías con niños de cuatro y cinco años, y que no sienten remordimientos por ello: “Niños pobres que no entienden de moral, a los que yo ayudo con dinero”, confiesa uno de ellos.
El libro se incluye dentro de una campaña que Hernán Zin ha emprendido para luchar contra estos abusos, y para la que también ha rodado un documental que podrá verse en varias cadenas de televisión. A raíz de esta investigación, la ONG Global Humanitaria ha puesto en marcha hogares para niños víctimas de abusos, además de un programa para seguir, denunciar y llevar a juicio en Camboya a quienes explotan sexualmente a menores. Además, un porcentaje de las ventas del libro se destinará a luchar contra la pederastia en el Tercer Mundo.

Hernán Zin es periodista pero, tras entrevistar a la madre Teresa de Calcuta cambió radicalmente su vida: abandonó su prometedora carrera como periodista y fijó su residencia en Calcuta. Durante un año asistió a enfermos y poco después creó la organización Acción por la Infancia, dedicada a la creación de hogares para niños de la calle. Desde 1998 vive en Madrid, donde ha fundado la filial española de esa organización.
En 2002 viajó a Camboya para abrir junto a la ONG Global Humanitaria un hogar para niños víctimas del turismo sexual. El encuentro fortuito en la calle con un belga a quien los niños acusaban de haber abusado de ellos, lo llevó a comprometerse en una investigación que duraría meses y que lo sumergió en el sórdido mundo de la prostitución infantil. Con el resultado de esta investigación escribió un artículo para El Mundo y asistió a numerosos programas de radio, gracias a los cuales recogió fondos para crear Protect, organización dedicada a perseguir y denunciar a pederastas que hoy desarrolla Global Humanitaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Lo has leído? ¡Comenta y da tu opinión!